Sabotage de Call of Duty: Infinite Warfare para PlayStation 4

Probamos el primer pack de contenidos de Infinite Warfare, con cuatro nuevos mapas para el multijugador y una nueva y divertida aventura repleta de zombis.
Versión PS4. También disponible en Xbox One y Ordenador.

Call of Duty: Infinite Warfare ha sido una de las entregas más polémicas de los últimos años, un juego al que ya desde su primer tráiler se le atacó por su ambientación más futurista que nunca, y por ello muchos no han querido darle ni una sola oportunidad. A pesar de tener una de las mejores campañas de la saga en mucho tiempo, y un modo Zombis tan divertido como en las entregas de Treyarch.

Ya está disponible en PS4 el primer DLC del nuevo Call of Duty.
Compartir

Este duro recibimiento por parte de la comunidad no le ha impedido volver a ser una vez más el juego más vendido del año, y mientras esperamos a descubrir qué va a proponer Activision con la nueva entrega de la serie, que podría abandonar la guerra futurista, ya está aquí el primer contenido descargable de pago, Sabotage, que repite el esquema de los últimos años.

Un DLC que nos da acceso a cuatro nuevos mapas para el multijugador, y una nueva aventura para el modo Zombis (Rave in the Redwoods), que para sus fans sin duda será el contenido más valioso de este primer contenido descargable. Como ya ocurrió el año pasado, ya está disponible para PS4, y a Xbox One y PC llegará más adelante, todavía sin fecha anunciada (si se repite la historia, a estas plataformas llegará en marzo, justo un mes después).

El primer DLC de ‘Infinite Warfare’ repite la tradicional fórmula de incluir cuatro nuevos mapas para el multijugador y una nueva aventura para los Zombis.

Lo que más nos ha gustado de estos cuatro nuevos mapas es que tienen mucha personalidad visual, y son inconfundibles con el resto, algo que no ocurría con todos los mapas que incluía el juego de serie, a los que en muchos casos les faltaba algo de personalidad propia.

Sin duda el que más nos ha gustado es Renaissance, ambientado en Venecia, que además de ser gráficamente muy bonito, es realmente intenso, al ser bastante pequeño y estar repleto de calles y plazas angostas. Esto hace que no tengas un segundo de respiro, independientemente del modo de juego, y nos lo estamos pasando en grande jugando en este mapa. Es un claro ejemplo de un escenario que por su calidad y personalidad, debería haber estado en el juego base, le hubiera hecho un gran favor al discutido multijugador de Infinite Warfare.

El mapa Renaissance nos ha parecido el mejor de este DLC, divertidísimo.

Noir es un mapa bastante clásico ambientado en una Brooklyn nocturna, y que por su diseño de tres carriles, bien podría haber firmado Treyarch. Visualmente es bastante chulo, y con su estructura llena de recovecos, lugares a los que podemos entrar y largos muros por los que correr, también nos ha parecido muy acertado, por encima de la media de los mapas que venían incluidos en el juego original.

En Noir combatiremos en las oscuras calles de Brooklyn.

Neon es un mapa bastante original en su planteamiento visual, ya que se trata de una simulación virtual, por lo que al derrotar a nuestros rivales estos desaparecen en una nube de píxeles, al igual que otros elementos del escenario, como los coches. En cuando a su estructura, nos ha parecido más corriente, con espacios bastante amplios que favorecen el combate a media y larga distancia, y cierta verticalidad que se puede aprovechar para realizar todo tipo de emboscadas. Un mapa correcto, pero quizás el que menos nos ha gustado de los cuatro.

Neon es bastante peculiar visualmente, aunque su diseño o estructura no destacada demasiado.

Y por último tenemos Dominion, una reimaginación del mapa Afghan de Modern Warfare 2, que como ocurre otras veces que se recuperan escenarios clásicos, deja la sensación de que los mapas que se diseñaban hace años eran mucho mejores que los actuales. Ahora ambientado en Marte, es curioso cómo su estructura sin haber recibido grandes cambios se adapta bien a los nuevos movimientos que ha incluido la saga, y algunas posiciones que antes eran muy ventajosas para los francotiradores, ahora no lo son tanto al poder saltar y escalar con más facilidad y sorprender a este tipo de jugadores.

Dominion es una reimaginación del mapa Afghan, uno de los mejores de ‘Modern Warfare 2’.

En general cuatro mapas bastante buenos, especialmente dos de ellos, y que como nos ha ocurrido otras veces con los DLC de Call of Duty, dejan cierta sensación de que se guardan algunas de las mejores bazas para los contenidos descargables de pago, una decisión que nos parece muy discutible, y que llevan ya muchos años poniendo en práctica.

Fiestón en los bosques

Para este Infinite Warfare se han dejado de experimentos y han incluido un modo Zombis igualito que el de las entregas de Treyarch, siendo una fórmula que no falla, y que funciona como un tiro. Continuando la historia de Zombies in Spaceland, que se ambientaba en un parque de atracciones en los años 80, ahora nuestros protagonistas pasan a una nueva película titulada Rave in the Redwoods (Fiestón en los bosques), que nos lleva a un campamento en mitad de un bosque en los años 90, en el que se ha celebrado una rave o fiesta salvaje.

Call of Duty: Infinite Warfare cuenta con un modo zombie con una estética más… juerguista.

Este mapa es excelente y va a encantar a los amantes de este modo de juego, con una genial ambientación tétrica y oscura, que hace que tengas que estar muy atento a los zombis que te acechan entra las sombras, y con un inicio muy peculiar, en el que puedes utilizar entre una buena cantidad de armas cuerpo a cuerpo, como un bate de béisbol con clavos, un hacha de doble filo, un machete o un palo de golf, entre otras muchas.

Hay nuevos enemigos, como los rápidos y peligros yetis, un enemigo final realmente duro, y como siempre un montón de sorpresas y secretos, como la posibilidad de tomar una sustancia psicotrópica que te hace ver el escenario lleno de colores fluorescentes. Como le gusta a hacer a Activision en este modo de juego, en esta ocasión tenemos un cameo estelar como el de actor y director de cine Kevin Smith (Mallrats, Clerks), al que podremos llegar a controlar, y que proporciona momentos muy simpáticos, al igual que el resto de personajes protagonistas, que en esta nueva película interpretan papeles diferentes.

Es tan bueno este mapa, que si os gustan muchísimo los zombis de los Call of Duty casi justifica por sí solo la adquisición de este primer DLC. Siempre se ha criticado el precio de los contenidos descargables de esta saga, pero hay que admitir que solo Rave in the Redwoods ya te puede ofrecer unas cuantas horas de diversión.

Un buen pack de contenidos para Infinite Warfare

Sabotage ya se puede adquirir en PS4 por 14,49 euros, o como parte del Pase de temporada, que como es habitual dará acceso a los cuatro DLC que se lanzarán a lo largo de 2017. Más adelante, imaginamos que dentro de un mes, este contenido llegará también a Xbox One y PC. Un contenido por y para los fans de la saga, que a estas alturas ya sabrán de sobra lo que se van a encontrar en cuanto a calidad y duración.

Hemos escrito estas impresiones con un código del DLC que nos ha proporcionado Activision.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s